sábado, 12 de septiembre de 2015

Qué poco necesitamos


Hoy ha venido Toñi a comer a casa. Ha llegado sobre las doce menos cuarto o así y nos hemos puesto a trastear en el blog (sí, sigo igual que en mi entrada anterior, completamente viciada). Ha sido mi amiga quien me ha recordado que teníamos que preparar la comida y que le pusiera la suya a la pobre Fibi (y también ha sido ella quien ha caído en la cuenta de que era la hora del paseo de mi mascota). En fin, que nos hemos puesto a hacer cambios y no hemos parado. Ahora, ella también tiene el botón de “me gusta” de Facebook en todas las entradas, hemos conseguido que se puedan incluir comentarios (gracias, Paula, por ser la primera y por tu paciencia) y tenemos un contador de visitas que, por ahora, funciona. ¡Pero si hasta nos hemos metido en Google+!
            Hemos pasado una tarde muy entretenida, se nos han ido las musarañas a su lugar y nos ha importado un bledo que el día estuviera borrascoso y gris. Nos hemos distraído mucho y hemos aprendido cosas. ¡Qué poquito necesitamos para estar a gusto! Dos buenas amigas, un ordenador, Wifi y unas tazas de café. Ahora sólo hace falta que quedemos con Teresa para que se abra su propio blog, ya la tenemos medio convencida y seguro que de esta semana no pasa. ¡¡¡Lo que nos vamos a divertir!!!
            Y por hoy cierro mi ordenador, no por falta de ganas de continuar, es que me duelen los ojos de tanto mirar la pantalla. Para mañana me curraré más mi entrada, eso seguro (o casi).
            Me despido de mis lectores con ciber-besos para “casi” todos y con el consabido:

“Buenas tardes/noches a los blogueros de bien… y a Voldemort, también”.

 


                                   
                                    
 
                                Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.