jueves, 3 de septiembre de 2015

Aprended, flores, de mi...



Hoy he salido a comer con mis amigas Tere y Toñi. Habíamos quedado para probar una pizzería que abrió hace poco en el centro comercial que solemos visitar, pero cuando hemos llegado aún estaba con la persiana bajada y nosotras nos moríamos de hambre. Toñi, que es la más lanzada, le ha preguntado a un chaval que trajinaba por allí cuánto quedaba para que abrieran. ¡Aún faltaban veinte minutos!  Eso es toda una vida cuando tienes el estómago tan vacío como lo teníamos nosotras, así que hemos ido a tomar unas tapas a una cervecería cercana.
Es una suerte que las tres tengamos gustos tan parecidos pues nos permite, en muchas ocasiones, ahorrarnos una pasta. Hoy hemos aprovechado el “dos por uno” que ofrecen los jueves y nos hemos zampado mano a mano un platito de jamón ibérico y otro de calamares a la romana. Y algo curioso, hoy nos apetecía a las tres una cerveza pero de las auténticas, no la típica 0.0 que solemos pedir (comenzamos a hacerlo hace un par de años y se ha quedado por costumbre lo de tomarla sin alcohol). Es decir, nos hemos dado un homenaje.
Lo gracioso ha venido cuando hemos ido a la pizzería. A las tres se nos había subido la cerveza (¡¡¡una caña!!!) y nos ha entrado la risa floja. Nos miraba la gente de todas las mesas y la chica que nos ha atendido alucinaba. Le hemos caído en gracia y le ha dicho a Toñi algo así como que “era una suerte que tuviésemos tan buen humor”. Ha sido un halago, supongo. En fin… ¡como si tres mujeres adultas (lo de “maduras” me suena fatal) no pudieran divertirse un poco!
Hemos estado riéndonos hasta que la comida y la coca-cola han hecho su efecto y nos hemos serenado.
Es increíble que con sólo una cervecita nos hayamos puesto así. Supongo que será en parte por la falta de hábito y también, por supuesto, porque los años no pasan en balde. Algo que les repetía a las chicas entre risas (me ha dado por ahí, que le vamos a hacer) era la famosa letrilla de Góngora con la que encabezo esta entrada:
 
          “Aprended, flores, de mí
lo que va de ayer a hoy,
           que ayer maravilla fui
           y hoy sombra mía aun no soy.”
 
                      A vuestra salud, blogueros todos,
                                                             y felices sueños.  


Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.