viernes, 18 de septiembre de 2015

Microrelato borde y ficticio

 

Se despertó en la cama que tantas noches había compartido con su ex novio y descubrió con sobresalto que no estaba sola. Alguien yacía junto a ella, durmiendo plácidamente. Era Marcos, el hombre que le había roto el corazón, o por lo menos se parecía mucho a él, pero al mismo tiempo era un extraño, un individuo desconocido que le hacía sentir miedo y repulsión a un tiempo.
Se incorporó despacio para no despertarle, conteniendo la respiración. Sentía un sabor metálico en los lados de la lengua y notaba el tamborileo del corazón, que se aceleraba por momentos. Tocó bajo la almohada y notó que aún seguía allí: era un cuchillo de monte que había pertenecido a su padre. Lo aferró firmemente y lo descargó con fuerza una y otra vez sobre el pecho de aquel miserable que había osado invadir su intimidad. Vio como se abrían sus ojos de la sorpresa y observó como se extinguía la luz en ellos. Todo se volvió rojo como la sangre que le corría por las manos… y entonces se despertó cubierta de sudor y llorando amargamente.
Sara, que había ido a pasar unos días con ella, acudió al dormitorio casi de inmediato. Su amiga tenía pesadillas cada noche desde que había roto con su novio. Habían tenido una relación tormentosa que había tocado a su fin cuando ella descubrió que aquél a quien amaba era prácticamente un desconocido para ella, un hipócrita y un cobarde.
En cuanto contaba lo que había sucedido y se daba cuenta de que todo era un mal sueño solía calmarse, pero en esta ocasión Sara no conseguía que su amiga dejara de llorar. Intentó tranquilizarla explicándole que no se trataba más que de una ilusión, pero ella seguía hipando y derramando lágrimas.

– Ya lo sé, ya lo sé – dijo entre sollozos – Ya sé que todo ha sido una pesadilla,  pero no es eso…
– Entonces, ¿por qué sigues llorando? – le preguntó su amiga alarmada
– Ay – respondió con un suspiro – ¡¡es que algunos sueños no se hacen realidad!!
 
 
 


 
Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.