jueves, 29 de octubre de 2015

Rothenburg-ob-der-Tauber, una celebración de los sentidos


Visité Rothemburgo hace muchos años, durante un viaje que hice por Alemania y la Selva negra con un grupo excursionista. Esta preciosa ciudad está situada entre Nuremberg y Heidelberg, y su nombre significa “fortaleza roja sobre el río Tauber”. Me gustó muchísimo, fue amor a primera vista.

Lo primero que atrajo mi atención fueron las calles pavimentadas con piedras que, como el camino amarillo que llevaba a Oz, parecían conducir hasta un mágico mundo de cuento de hadas. Podías ver en ellas a los artistas en sus pequeños teatros de marionetas distrayendo a los niños que, sentados en corro, reían y aplaudían con júbilo.
Había infinidad de tiendas de juguetes, ante cuyos escaparates se paraban tanto chicos como mayores. En ellos descubrí las más bellas muñecas de porcelana vestidas con trajes de época y también sorprendentes juguetes de cuerda hechos en madera que harían las delicias del niño más exigente; las marionetas llenaban estantes enteros… daba la impresión de que allí podrías encontrar cualquier cosa que te pidiera la imaginación. Por un instante esperé ver aparecer a Gepetto acompañado de su pequeño Pinocchio hablando con los clientes, o a la pequeña Caperucita roja, cogida de la mano de su abuelita, en busca de una nueva muñeca.
Y las casas también eran de cuento. Algunas parecían estar hechas de chocolate, galletas y dulces, como la de Hansel y Gretel. Los muros eran de un suave naranja, beis o rosa pálido, y los tejados, rojos y verdes. Había flores por todas partes,  cada balcón era un estallido de púrpura, granate y oro. Hasta los escaparates de las farmacias eran originales, con sus decoraciones en oro y sus carteles grabados en madera
 
Se respiraba paz en cada rincón. En algunas callejuelas lo único que se escuchaba era el susurro plateado de las fuentes o la campana de la torre del reloj anunciando el final del día. El perfume del aire fresco se mezclaba con la fragancia del pan recién hecho. La comida también resultó deliciosa: probé el chucrut por primera vez y me encantó, y también  las patatas con crema, queso y beicon cocinadas en la chimenea… y salchichas con toneladas de mostaza. ¡Qué ricas estaban, junto a una cerveza bien fresquita servida en una jarra helada!
 
De noche, mientras caminábamos por unos jardines, pudimos oír una serenata. Escondido en las sombras, un músico callejero tocaba su violín. Fue muy romántico, recuerdo que pensé que era el final perfecto para una jornada perfecta, un día consagrado a la exaltación de los sentidos en un pueblo que podría fácilmente ser descrito en uno de los de los cuentos de los Hermanos Grimm.




Imágenes tomadas de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarlas del blog.
 

 

12 comentarios:

  1. Thank you for sharing a wonderful experience with us, Chari. I have never been to Germany, but I love the food that I have sampled here in Canada and in the United States. Oktoberfest is celebrated in many communities here in North America, There is also a significant German-speaking community in my town so finding properly made Weiner schnitzel is not difficult.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encantaría viajar a Canadá, es mi sueño desde que era niña... quizá consiga realizarlo algún día. Gracias por leerme y por tus amables comentarios

      Eliminar
  2. Qué descripción más bonita!!! A ver sí vamos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, si... es un sitio precioso, el que más recuerdo de todo el viaje porque me encantó

      Eliminar
  3. Tiene que ser muy pero que muy bonito, y yo me apunto con vosotras dos al viaje jeje, me encantaría. Me han gustado mucho las fotos. un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, alquilamos un minibús y nos vamos todas, Fibi incluida. ¡¡¡¿¿¿ Te imaginas ???!!! Un beso, Tere

      Eliminar
  4. Eso suena bonito. Me encantaría visitar ese lugar como salido de un cuento de hadas. Tenemos la más cercana a lo que usted describe aquí en la vieja ciudad de Quebec. La parte antigua es todavía muy pasado de moda. Muchas gracias por compartir amiga Chari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Quebec... ¡¡¡Cómo me gustaría conocer esa ciudad!!!... Es mi sueño desde niña. Canadá es una maravilla, y me encantaría poder conocer este país. Un beso, Cindy

      Eliminar
  5. Un lugar precioso, Chari. Yo tambien he estado allí. Mientras paseas por sus calles parece que estás en un cuento o en un decorado de cine ¿verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, a mi me dio la impresión de estar en una narración de los Hermanos Grimm o de Perrault... fue fabuloso. Me alegra que te hayas pasado a comentar. Un beso enorme, Erika

      Eliminar
  6. Interesante artículo, dan ganas de hacerse un viajito para allá! Debe de ser fascinante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es, es como meterse en un cuento de hadas... tan romántico. A mi me impactó, si tienes posibilidad no te lo pierdas. Un beso, Miguel Ángel

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.