domingo, 18 de octubre de 2015

Peculiaridades


            Hablar de las peculiaridades de mis amigas es hablar de las mías propias, no sólo por que nos parezcamos en  muchas cosas, sino porque cuando evocas una historia para relatarla, indefectiblemente acabas por hablar de ti mismo.
            Tere, Toñi y yo tenemos mucho en común, pero hay algo en lo que jamás coincidiremos: ellas son reposadas y se toman las cosas con filosofía y yo soy impaciencia en estado puro. Claro que si hubiera que establecer una jerarquía en cuanto a tranquilidad se refiere, Teresa estaría en la cúspide y yo a ras de suelo. Nuestra común amiga es la que guarda un mayor equilibrio entre lo que llamaríamos el estoicismo de Teresa (o su “pachorra”, por decirlo con palabras sencillas) y mis prisas.
            Toñi se marchó con su familia en el mes de agosto y también pasó por Salamanca para ver a una buena amiga. De recuerdo, nos trajo un precioso imán de nevera, tanto a Tere como a mí. Yo lo desenvolví al instante y me faltó tiempo para colocarlo en mi pequeño frigorífico. Teresa recibió su regalo dos días después.
            Ya a finales de septiembre comimos juntas en casa de Teresa. Pues bien, nos dimos cuenta de que aún (¡¡¡aún!!!) no había puesto el imán en la nevera… ¡ni siquiera lo había quitado el papel de regalo que lo protegía! Yo no hubiera podido soportar tenerlo tanto tiempo sin ponerlo, o sin mirarlo, o sin saber qué es. Fue su pareja quien, finalmente, abrió el paquete y colocó el imán en su lugar. Conviene explicar que Tere había empezado a trabajar y no tenía tiempo de nada. Corría más que andaba, y lo afirma una que parece entrenar para la maratón a diario. Pero aún así, sigo afirmando que es la tranquilidad personificada.
            Yo soy más de “aquí y ahora”, como decía mi padre. Si me regalan algo, es raro que no lo estrene pronto y si se trata de un objeto que yo he comprado... aún tardo menos. El último blusón que adquirí me lo puse en la parada del tranvía que hay junto al centro comercial. Me quité el que llevaba (el blusón, no el tranvía) allí mismo (que nadie se escandalice que fue sólo un semi-striptease, porque llevaba debajo un top) y me puse el nuevo justo después de arrancar la etiqueta del precio con los dientes. Todo un espectáculo. Pero es que reservar las cosas no es lo mío y esperar, tampoco.
            Teresa, sin embargo es así, se toma las cosas con una calma infinita. Lo mismo le sucede cuando come. Toñi y yo acabamos rapidísimo y ella siempre se queda rezagada, sintiéndose mal por estar aún con el primer plato cuando nosotras dos ya vamos casi por el postre. Pero es esa misma calma la que la convierte en una persona especial pues te ayuda a mantener la cordura cuando estás en una situación de inquietud con la que a penas puedes lidiar. Lo mismo me sucede con Toñi. Ellas dos saben refrenarme cuando yo me disparo, son el contrapunto a mi impaciencia, a mi nerviosismo. Por eso mismo, quizá, nos llevamos tan bien. Y por eso, sin duda, las quiero tanto.
 


Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.

12 comentarios:

  1. Sabes de sobras que los cariños son mutuos. Feliz día y besitos

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito post, Chari! La amistad más duradera es la que hace que todas las partes, por muy diferentes que sean, se completen entre ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tienes razón, Eva. creo que por eso precisamente me llevo bien con mis amigas, porque aunque somos muy distintas nos complementamos. Un beso

      Eliminar
  3. Y ahora después de esto que digo yo, ay madre, con lo sensible que estoy yo con mi dentadura me has hecho llorar.
    El sentimiento es mutuo y lo sabes, eso si, a llegado un momento de mi vida que prefiero tomarme en cierta manera las cosas con calma que no desesperarme y ponerme nerviosa y es que la verdad no tengo punto intermedio y debería quizas tenerlo pero soy como soy.
    No era por despreciar el regalo de toñi, ni mucho menos es que aparte de la calma soy despiste, espero toñi que me perdones, pero desde luego el cariño hacia tí es inmenso tambien.
    Gracias por tus palabras, te quiero mucho mucho. besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya sé que no querías despreciar el regalo de Toñi, pero no puedo evitar que me haga gracia la calma con que te tomas las cosas. Yo soy incapaz de esperar. Y Toñi incluso tiene ropa que aún no ha estrenado!!! Pero por ser diferentes en cosas como esta nos llevamos tan bien. Yo también te quiero un montón. Besitos

      Eliminar
  4. y desde luego el trabajo que tuve era de un estres infinito, no tenia tiempo para respirar que mal lo pase y vosotras lo sabéis mejor ue nadie, uf que mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Pero si hasta andabas más deprisa que yo, y mira que eso es difícil!!!

      Eliminar
  5. Es lo mismo conmigo y mi compañero de habitación. Paula es la calma y uno recogido. Yo soy más de un cerebro de dispersión. Que mi mente es por todo el lugar. Pero extrañamente parece que complementan entre sí, equilibrar. Muchas gracias por compartir esta entrada Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer y comentar, Cindy. Y tienes razón, las personas diferentes se complementan entre sí. Un beso, amiga

      Eliminar
  6. Thank you for sharing a lovely, loving post about a genuine, abiding friendship. It is so pleasant when friends live like sisters or brothers and their differences complement one another and make their friendship so much stronger.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks, Paula, you're really nice! And thank you for your kind comment

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.