martes, 20 de octubre de 2015

El día que el diablo casi sonrió


Solían decir que el diablo no se reía nunca y era cierto: Sor Sacramento, también conocida como “el diablo”, jamás sonreía. Quizá no pudiera o no supiera, o quizá simplemente es que se complacía en ofrecer a sus pupilas ese eterno gesto de desagrado que tanto nos atemorizaba. Sin embargo en una ocasión estuvo a punto de hacerlo, y es en ese instante (o un pelín antes, para ser precisos) cuando comienza mi historia.
 
La comida en el colegio era terrible. Durante los años que permanecí en él me convertí en una experta en el arte de camuflarla y deshacerme de ella. Una auténtica Houdini. Las monjas no me cogieron ni una sola vez, pero sabía que Sor Sacramento empezaba a sospechar, pues la había sorprendido vigilándome en más de una ocasión.
Ese día estaba tratando de librarme de una patata cocida que estaba más repugnante de lo habitual. Quise tirarla por una de las ventanas que daban al patio, pero había amanecido ventoso y las cristaleras estaban cerradas a cal y canto, así que escondí la patata en el bolsillo de mi “baby” y , dado que los baños y las papeleras estaban muy controlados, decidí enterrarla. ¡¿Qué queréis?! Tenía sólo once añitos y estaba nerviosa, cansada y muy hambrienta… así que no se me ocurrió nada mejor.
Sabía que había un trocito de patio sin pavimentar situado en una de las esquinas y no solía estar vigilado, así que me dirigí hacia allí con todo el disimulo del que fui capaz. En cuanto me aseguré de que nadie  me observaba cogí una piedra, me arrodillé y comencé a cavar pero al poco escuché un ruido tras de mí, un suave frufrú y el eco de un carraspeo, y me volví conteniendo el aliento: Sor Sacramento me miraba con el ceño fruncido y los ojos muy, muy abiertos.
¡Casi me desmayo! Esperaba la reprimenda más sonora de mi vida  pero no me dijo nada. ¡Nada! Sus ojos iban de mi cara a la piedra, de la piedra a la patata y vuelta a empezar. Y entonces lo vi: noté una mueca curiosa en la comisura de sus labios, un leve rictus, un gesto que resultaba innatural en su rostro severo. Si, estaba sonriendo, sólo un poquito, apenas nada… Se dio la vuelta sin pronunciar palabra y me dejó sola.
            Cuando les conté esta historia a mis amigas no me creyeron, dijeron que era imposible y que era una trolera. No pude convencerlas de que les contaba la verdad. Y la verdad no era otra que, ese día, el diablo casi sonrió.


Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.

18 comentarios:

  1. Jajaja, pero el diablo también come...¿no? yo creo que probaría antes las patatas y te entendía perfectamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siii... ¡¡¡pero con ese carácter seguro que le gustaban las patatas CRUDAS!

      Eliminar
  2. Qué divertida anécdota y seguro que nos contarás alguna más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto... ¡¡¡al blog que van!!! Besitos

      Eliminar
  3. Muy bueno chari,a veces nos sorprenden la reacción de las personas jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, fíjate si era sorprendente que nadie me creyó... Gracias por leer y comentar, Pedro. Besitos

      Eliminar
  4. Thank you for sharing a great story, Chari. I also went to Catholic school but it was not a boarding school like yours. I walked to school from home every day and had my mother's cooking, prepared with love, for every meal. However, one of my teachers was one Sister Merici. She might not have been el diablo but she never, ever, ever smiled. You could tickle her ass with a feather and she would not smile. She was a "piece of work."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo en castellano porque el inglés no me llega para tanto (¿cómo escribes y lees tu tan bien en ambos idiomas?). Me he reído mucho con tu descripción de Sor Merici, ella y mi diablo particular hubieran hecho buenas migas. La verdad es que esta es una de las pocas historias divertidas que puedo contar acerca de aquellos días, Sor Sacramento se encargó de hacerme la vida imposible en el cole. Era un auténtico bicho. Mil besos y gracias por tus comentarios, me encantan. (leo inglés mucho mejor de lo que lo escribo)

      Eliminar
  5. me ha gustado mucho tú anécdota, ay las apariencias que engañosas son, y para una niña sorprende mas todavía, estoy segura que te quedan muchas y me gustaran tanto como está. besitos. tere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que quedan, un montón, y las compartiré encantada contigo. Un beso, Tere

      Eliminar
  6. Quizás sonrió porque sabía que te quedarías con hambre. Se cual sea el caso, la historia te va metiendo, te dejas llevar por las palabras y eso es...verdaderamente MÁGICO. Me encantó, lo disfrute mucho. Nunca dejes de escribir y compartir tus puntos de vista. Mi respetuoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo enorme para ti, Luis, por leer y por comentar de una forma tan agradable. Estoy encantada de que te hayas pasado por aquí y de que te haya gustado

      Eliminar
  7. Esta fue una historia interesante, aunque mi experiencia con las monjas no fue por mucho tiempo. A pesar de que me fui a la escuela católica vivía en una casa normal de embarque
    Esos años fueron probablemente los años más felices de mi vida, incluso si tuviera que aguantar a una monja gruñón o dos. Yo era el infierno en la ruedas de a esa edad, siempre lleno de travesura, incluso si eso significaba conseguir una palmada en el culo con una ruller. Jejeje. Como he dicho, mucho más buenos recuerdos entonces los malos. Muchas gracias por compartir esta historia, querido amiga Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que tuvieses buenas experiencias. Fíjate, yo no era nada traviesa y siempre me llevaba la bronca, aunque nunca me dieron con la regla en el culo!!! Jsjajaja

      Eliminar
  8. A mi me pasó lo mis móvil cuando me pillo con una lagartija escondida en la caja de la flauta. Pensé que me iba a expulsar pero a solas le dio risa. Era un caso sor Sacramento....😄😄😄 me la puedo imaginar en la situación que cuentas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la llamaría algo más que "un caso"... jajajaá... seguro que muchas de nuestras compañeras de cole me darán la razón. Pero ese día, ese único día, fue guay conmigo

      Eliminar
  9. Para mi que ese diablo no pudo contenerse al pensar que sembrabas una patata cocida. Me gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la pillé desprevenida. Gracias por venir a leer y por tu comentario

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.