viernes, 27 de noviembre de 2015

El prisionero de guerra


Nunca fui una niña traviesa, y menos aún en el colegio porque había algunas monjas que me daban auténtico pavor, pero tuve mis momentos y uno de ellos es el que os voy a contar.
            Una mañana, Sor Sacramento nos expulsó de clase a mí y a mis amigas Mati y Edel porque nos sorprendió hablando. Nos dijo que fuésemos a buscar a Sor Carmen y que nos quedásemos con ella hasta terminar el castigo, pero cuando llegamos a la portería, la monjita que era ya muy mayor estaba profundamente dormida en su silla, y nosotras nos tomamos aquello como un mensaje de la providencia: ¡nada de castigos, éramos libres!
            Edel me desafió entonces a coger las llaves que la monja llevaba atadas al cinto de su hábito y yo, que siempre he sido como Marty McFly (el de “Regreso al futuro”, que es incapaz de dejar que le llamen gallina) acepté el reto. Además, se apostó veinticinco pesetas, toda una pasta… no lo pude resistir. Gané, por supuesto, Sor Carmen siguió roncando tranquilamente y nosotras nos fuimos al patio con las llaves, ahora nos quedaba decidir qué hacer con ellas. La respuesta era más que obvia para tres crías inquietas: abrir la puerta del teatro.
            En el colegio corrían rumores, “leyendas urbanas”. Una de ellas decía que en los sótanos las monjas ocultaban a un “prisionero de guerra”, al que llevaban alimentos a diario. Muchas de mis compañeras juraban haber oído voces que salían de los pasillos subterráneos; otras afirmaban que a veces se escuchaban lamentos. Aunque me lo creía todo a pies juntillas, sentía la imperiosa necesidad de investigar y la suerte nos había servido en bandeja la posibilidad de hacerlo.
            Una luz mortecina iluminaba el teatro cuando nos adentramos en él. Pasamos por detrás del escenario y vimos las viejas piezas de utilería y las escalas de cuerda desgastadas por el tiempo; luego descendimos unas escaleras y nos internamos en los pasillos.  Caminábamos despacito, conteniendo el aliento, atentas a cualquier ruido.
            Abrimos varias puertas que conducían a habitaciones en las que las monjas amontonaban sin orden ni concierto los artículos más diversos, desde pupitres desgastados por el uso hasta aros y pelotas que se utilizaban durante las clases de gimnasia. Nada del otro mundo. Ya sólo nos quedaba registrar la habitación que había al fondo del corredor.
            Esta puerta estaba cerrada con llave y no pudimos abrirla. Estábamos forcejeando con la cerradura cuando oímos un sonido que provenía del otro lado. Era como si alguien (o “algo”) se estuviera arrastrando hacia nosotras. Nos quedamos inmóviles un par de segundos y luego comenzamos a gritar mientras corríamos hacia la salida. Cuando la alcanzamos, sudorosas e histéricas, nos dimos de bruces con Sor Carmen, que al parecer tenía el sueño más ligero de lo que intuíamos.
            Nos quedamos castigadas toda la mañana en una de las clases, bajo estricta vigilancia. Recuerdo que estaba sentada junto a la ventana de modo que podía observar el patio. Puede que siguiera asustada o que mi imaginación se desbordara de nuevo, pero puedo jurar que ví a una de las monjas abrir la puerta del teatro. Llevaba en sus manos una bandeja llena de comida.


 
Imagen tomada de la red. Si el autor lo solicita, procederé a retirarla del blog.

42 comentarios:

  1. Chari, si lo puedes jurar es que algo pasaba. No digo yo un prisionero de guerra, pero...¿y si fuera un gatito? ahora bien, servirle comida en bandeja, no sé yo ;-)
    Yo que también fui a un colegio de monjas, recuerdo que a todas nos creaba mucha curiosidad sus "aposentos" (que nunca pisábamos, claro está), pero intentábamos imaginar cómo serían, y tenía una amiga a la que le intrigaba mucho qué pelo llevarían debajo de esos velos que cubrían sus cabezas.

    Qué historia tan divertida y bien contada, Chari, ¡genial!

    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo si que me metí en el cuarto de las monjas, sólo una vez, mi curiosidad era demasiado fuerte. Lo que no entiendo es que no me pillaran, menos mal!!!
      Me alegra que te haya gustado la historia, Chelo, muchas gracias por tu comentario.
      Un beso enorme

      Eliminar
  2. Ayyyyy me encantan estas historias!!!! Yo tampoco era traviesa pero sí que hice mis incursiones en sitios donde había espíritus(de muertos de la guerra, que manía con la guerra) o me iba a dar de comer a animales que yo creía que pasaban hambre.
    Un besito y he disfrutado mucho, molan estas historias.
    Feliz viernes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Traviesa no era, pero curiosa un rato, y me metía por todas partes, unas veces por que me retaban y otras por simple aburrimiento... acabo de acordarme de otra anécdota. Ya os la contaré...
      Muchos besos y mil gracias por comentar. Me alegra que te gusten mis historias :)

      Eliminar
  3. Vaya los misterios que encerraba tú colegio. Y si viste llevar una bandeja de comida no ibais muy mal encaminadas. un beso. tere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete a saber, a lo mejor a la pobre monja le apetecía tomarse un aperitivo en soledad... pero es que nuestra imaginación estaba desbocada, pues buenas éramos a esa edad. Un beso enorme, Tere

      Eliminar
  4. Las monjas ocultaban a alguien. No era un prisionero. No puedo decir quién era, porque es un secreto. Aún hoy, al cabo de tantos años, sigue siendo un secreto. Lo sé, porque fui su cómplice. Pero seguramente eran otras monjas (las mías no eran "sores" ni vestían de monjas), otro colegio, otros años. Buena historia, Chari. Un abrazo de traviesa a traviesa (porque no me creo que no lo fueses) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, algo traviesa sí sería porque me conocía el colegio mejor que todas las demás juntas. Hasta entré en las habitaciones de las monjas... pero era porque, como estaba exenta de la gimnasia, me dejaban sola, encerrada en clase. Y yo me escapaba ;) Y a curiosear!!!
      Muchos besos, Carmen, gracias por pasarte.

      Eliminar
  5. Estupenda narración y estupenda historia. Estas anécdotas son las que luego recordamos a lo largo de la vida. En mi cole también había una Sor Carmen, y también fantaseábamos con las puertas cerradas, sobre todo con la escalera que subía a la clausura ¡Qué misterios! y ¡Qué recuerdos! Muchas gracias por tu entrada, hoy me has hecho volver a ser niña por un rato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber conseguido eso, cuando escribo cosas así yo también vuelvo a ser niña por un momento. ¡¡Cuántas emociones!! Muchos besos, Macarena, mil gracias por venir

      Eliminar
  6. Muchas gracias por compartir su experiencia con la hermana Carmen. Fui a una escuela que fue atendido por las hermanas, pero no era un internado. Algunas de las hermanas estaban muy bien, al igual que la maestra de primer grado, la Hermana Carmelita, y algunos eran muy sabios en los caminos de niños en la clase, al igual que la hermana Helen Marie, quien enseñó el séptimo grado (12 años de edad). Ella nos dijo que ella podía oír crecer la hierba! Usted podría rara vez salirse con la suya en su clase! Lo único que estas monjas mantienen alrededor era niños de la detención después de clase! Que tengan un buen fin de semana, Chari!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que fuimos a cole de monjas tenemos, seguro, un montón de anécdotas parecidas, Se me ha olvidado decir que Sor Carmen era un encanto de persona, que jamás se enfadaba (o casi) y que sin ella, mi vida en el cole hubiera sido mucho peor, se portó muy bien conmigo.
      Un beso, Paula

      Eliminar
  7. Muy buen micro, reviví experiencias propias de i infancia, también estudié con monjas. Sería entretenido si contaramos esas anécdotas. jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sería un tema estupendo para compartir, seguro que tendrás miles de anécdotas tan interesantes como la mía o mucho más. Un beso grande,. Maria E, y gracias por leer y comentar

      Eliminar
  8. Nunca fui a un internado, pero fui a una escuela católica y vivía en una casa normal de embarque. Eso fue sólo por una invierno. No me gustaba la escuela, que no me gustaba ninguna escuela cuando yo era un niño. Pero en el casa de embarque tuve una experiencia. Tal vez una tontería pero era bastante aterrador en ese momento. Compartí la habitación con otra chica, nos llevamos bien, que utilizamos para merodear alrededor de la casa de huéspedes en la noche ya veces roban las galletas u otros dulces en la cocina. Pero éste fue noche muy aterrador para mí. Mi compañero de cuarto consiguió uno de los que brillan en la rosario oscuros, yo nunca había visto antes. Después de luces que lo vi brillando en su tocador, pensé que era un fantasma y salté de la cama gritando y salté en la misma cama que mi compañero de cuarto. Gracias para compartir una muy interesante historia amiga Chari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡No me extraña que te asustaras!!! Cuando eres niño, tienes la imaginación muy activa, todo es una aventura, y las cosas cotidianas se convierten en auténticas aventuras- Mil gracias por venir y por tu comentario. Besitos

      Eliminar
  9. Yo fui a un colegio laico y lo de quitar las llaves era más fácil porque estaban en un cajón y sólo había que esperar a que el bedel se fuera a desayunar para acceder a su garita. El problema es que no teníamos teatro, tan solo un salón de actos canijo sin ningún atractivo misterioso. Dios le da pan a quien no tiene dientes :(
    Mucho más emocionante tu cole que el mío, te lo digo yo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, emocionante... pero algunas monjas eran de la piel de Satanás, te lo aseguro. Bueno, para no exagerar, sólo había una ¡¡¡¡gracias a todos los cielos!!! que nos hacía la vida imposible. Las demás no estaban nada mal y Sor Carmen era un auténtico cielo.
      Un beso, Kirke, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  10. Me ha encantado! Ahora que si yo veo a la monja llevar la bandeja de comida me marca el evento para toda la vida! Ohhh... Ahí seguro que todavía está el prisionero de guerra ¿Qué te apuestas? ¿A qué no eres capaz de ir a comprobarlo? ¡Un 1 euro a que no vas! jejeje...

    Besos!

    Soraya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, esta vez no acepto la apuesta, porque uno, el colegio fue derribado :( dos, fue hace siglos, así que si era prisionero de guerra debe estar criando malvas
      El hecho me marcó, en serio, es como si lo estuviera viendo ahora y te hablo de hace muuuuucho tiempo.
      Un beso, Soraya, gracias por tu comentario y feliz finde

      Eliminar
  11. Siempre me dejas con la duda de si es realidad o pura ficción lo que nos cuentas. Yo también estudié en un colegio de monjas y las hice muy gordas. Al lado de nuestro colegio, sólo cruzar a la acera de enfrente, había un colegio masculino de curas y se decía que había pasadizos subterráneos de cuando la Guerra que conectaban ambos colegios. También lo buscamos sin éxito. Se ve que las leyendas urbanas son muy similares (o ciertas). Tus aventuras de colegio me recuerdan a las mías, aunque sospecho que las mías fueron unos cuantos años antes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es todo real, la mayoría de las cosas que escribo o son reales o están basadas en algo real. En mi cole había un montón de leyendas, y yo fui el origen de al menos una, ya os la contaré. Y no sé tu edad, pero yo acabo de cumplir los 50, no andaremos muy lejos, seguro.
      Un gran beso, Rosa, feliz fin de semana

      Eliminar
  12. Qué misterio... qué habría allí dentro? Yo no hubiera podido resistir, de una forma o de otra, habría entrado jeje
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Uff, qué va, con lo que nos vigilaban después!!! En otra ocasión sólo llegamos hasta la parte de atrás del teatro, nos pillaron en plena faena, aunque a mi no me cogieron, jejeje. Mis amigas fueron leales y no me delataron. ¡¡¡Grandes chicas!!!
      Besitos, Flora, feliz finde

      Eliminar
  13. Ya stoy esperando mas anécdotas Chari, así q no tardes!.
    Recuerdos traes a la mente de quiénes "vivieron" algunos años en colegios de monjas.
    Me he divertido.
    Te sonrío con el Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que te haya divertido y que te haya traído recuerdos, comparto los míos con todo el cariño y me alegra que os lleguen y os entretengan.
      Un beso enorme, y feliz fin de semana

      Eliminar
  14. Que travesura tan simpática Chari, y el susto que os llevasteis jajajajajaj, es un bálsamo de alegría recordar momentos de la infancia, ¡nos vemos tan mayores entonces! Yo tampoco considero que fuese traviesa en el colegio, pero alguna que otra travesura también cayeron.

    Lo del prisionero de guerra está genial.
    Me divertí una vez más leyéndote.
    Gracias y abrazos de cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que da alegría recordar los buenos momentos, y es cierto que, a pesar de no ser traviesa, caía alguna que otra... ¡¡¡somos humanas!!! Y éramos niñas, esa es la excusa perfecta.
      Gracias por leerme, por tu comentario y por pasarte siempre por mi blog. Un beso enorme y feliz finde

      Eliminar
  15. Por lo que he vivido en colegio de monjas, los primeros prisioneros de guerra son siempre los alumnos y - en mi caso, e intuyo que también en el tuyo - las alumnas: prisioneros y prisioneras de miedos alimentados por esas leyendas urbanas que me metían pavura de niña. Muy bien narrado, Chari.

    Un beso y muy buen finde ;)!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, había un montón de leyendas, a cual más terrible... al menos con nuestra travesura sólo nos llevamos un buen susto y no fue nada peor.
      Me alegra que te haya gustado. Un beso enorme, Fer, feliz sábado

      Eliminar
  16. El rumor de que hay un "prisionero de guerra", no debe haber surgido por azar. Si se rumoreó algo de ese calibre, es porque ha de haber tenido más de verdad que de mentira esa leyenda. Sea como sea, asusta y alimenta el morbo y por último dan ganas de creer que así fue.

    Bien contada tu anécdota, me gustó.

    Me recordó una creepypasta llamada "el piso de arriba".

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, yo creo que era más cuestión de imaginación calenturienta de unas niñas algo traviesas, pero te aseguro que lo que cuento es cierto, una monja se metió en el teatro con una bandeja de comida, a lo mejor la pobre tenía hambre...
      Gracias por leer y por tu amable comentario.
      Feliz fin de semana, un abrazo

      Eliminar
  17. Me ha hecho sonreír estas leyendas de cole de monjas que compartimos...
    En el mio también había desde una mano negra que estaba en las calderas o en el baño, pero que daba pavor...aún hoy ¡¡¡desconozco qué era la mano negra!!!

    Los aposentos de las monjas...eran el gran misterio y sí que habíamos hecho incursiones por la escalera de caracol hasta el tercer piso que era privado...pero nunca nos atrevimos a pasar ni siquiera al pasillo...

    Yo no tengo una mala experiencia del colegio ni de las monjas, aunque eran peculiares, algunas mejores y otras un poco retorcidillas pero...tengo bonitos recuerdos de infancia e inocencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, en el mío también había una mano, pero era roja (por la sangre) y salía en el gimnasio o también en los confesionarios, jajaja. Yo sí me adentré en los cuartos de las monjas, era muy curiosa, me lo recorrí todo de arriba abajo, y nunca me pillaron.
      Yo tengo mala experiencia con sólo una monja porque era mala gente, pero malas personas hay en todos lados, hasta en los colegios de monjas.
      Un beso y mil gracias por leer y por tu comentario

      Eliminar
  18. Pues me parece una travesura estupenda, Chari. Del tipo que todos los niños deben experimentar. En cuanto a las monjas, no les tengo demasiada simpátia, aunque tu historia me las redime un poco.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo puedo quejarme de una monja, que era Satanás con toca, el resto era muy buena gente. La otra era la manzana podrida,
      Un beso, Sue, gracias por venir

      Eliminar
  19. Jeje, la próxima la del confesionario. Ya sabes cual.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, ya lo tenía pensado, jejeje. Un beso enorme!!!

      Eliminar
  20. Qué miedo por favor!!!! Aunque también me has hecho reír a carcajadas imaginándome la escena, ;)
    ¿Qué habría allí? Es una historia que merece ser investigada, jijiji
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, ahora me río, pero entonces creí que me moría de la impresión. Pero lo recuerdo todo con gran cariño, y me encanta compartirlo con vosotros. Mil gracias por pasarte, Irene, que tengas una semana genial. Besos

      Eliminar
  21. Con este relato, ya conozco un poco sobre tu infancia y el lugar donde te educaron. Igualmente ya sé que eras una Chari "Mcfly" jeje. Así que al final de todo, fue difícil precisar si viste lo que querías ver, o realmente viste lo que intentaste averiguar antes de terminar gritando y huyendo del teatro jeje.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ya me conocéis un poquito mejor. Todavía recuerdo la escena, como si la estuviera viendo ahora mismo, así que al menos se que fue real... A saber que haría la monja con esa comida, pero la llevaba segurísimo. Un beso, JC

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.