lunes, 30 de abril de 2018

Una lente especial

              El viernes a media tarde cayó un buen chaparrón. La lluvia nos azotó con potencia durante unos diez minutos, y la acompañó una granizada como yo no había visto en esta zona en años. Después estuvo lloviznando a intervalos, no demasiado fuerte, pero sí lo suficiente para limpiar la atmósfera.

Ayer domingo, en mi paseo con Fibi me llevé la cámara, pero estas primeras fotos que pongo aquí las hice la primera el sábado y la segunda ayer, ambas con el móvil. Quería que fueran desde el mismo lugar y a la misma hora para que podáis ver la diferencia.



Esta es del domingo  ¡¡Menudo cambio!!


¿Quién me iba a decir a mí el sábado que iba a encontrarme con un paisaje tan bonito? El sol, oculto entre las nubes perla, parecía la luna. Se podía contemplar sin sentir molestia en los ojos porque era más un suave reflejo dorado que la luz potente y cegadora a la que estamos acostumbrados.
Estuve un rato parada observando como entraba y salía de entre los cúmulos, haciéndolos brillar, irisándolos en los contornos cuando los hería con sus rayos. Pensé que era una pena no haber cogido la cámara, pero me contenté pensando que, de todas maneras, hubiera necesitado un filtro o un objetivo muy especial para captar la imagen tal y como yo la estaba percibiendo.
No era sólo el color del cielo, que parecía reflejar el acero de un mar casi sin olas; no era únicamente que todo parecía estar envuelto en una atmósfera mágica, fresca y revitalizante. También era el suave roce de la brisa marina en mi rostro, y el canto de los gorriones desde las palmeras. Era el olor a limpio, ese aroma a “mundo recién lavado” que se queda en el ambiente tras una tormenta.
Al dejar el paseo de la playa, llegando a la estación del tram, hay un par de pinos bastante frondosos desde los que suelen saludar las tórtolas. El sábado no pude verlas, pero en el aire se respiraba un perfume de resina, de brotes verdes y savia nueva. Normalmente no huele así porque el aroma de las algas y del mar lo inunda todo.
Ayer en cambio ya olía a verano como siempre. El camino que lleva a la playa estaba lleno de gente que se dirigía a tomar el primer baño de la temporada. Las tórtolas, que el sábado no asomaron la cabecita, estaban por todas partes. Parecía que el mundo se estaba despertando después de haber hibernado un solo día.



Las flores siempre parecen más bellas tras la lluvia, y atraen a abejas y avispas. Las caracolas se pusieron de acuerdo para estirar las patitas desde sus conchas; el gato dejó de asearse para contemplarme con esos enormes ojos color mar, y la tórtola se esponjó para intentar camuflarse y parecer una piña más.



Tanto el sábado como el domingo, todo lo que vi me pareció precioso. Se bien que con mi cámara no puedo captar esa belleza, no porque no sea potente, o porque le falte capacidad, es porque no existe un aparato que pueda recoger y plasmar la esencia de lo que yo veo o el modo en que lo hago.
Me haría falta una lente especial o un objetivo que pudiera poner en modo “ojo enamorado”. Quizá así lo consiguiera.




Si te ha gustado este paseo, te invito a acompañarme a estos otros:


* Compañeros de paseo 
* Ena(mar)morada
* Un paseo por el parque La Marjal




22 comentarios:

  1. Al parecer la lluvia se filtró hasta las últimas raíces; las tuyas, las de tu psiquis, y te lavaron
    y renovaron junto a esa parte del mundo.
    Te dejo un abrazo, Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Julio David, nos renovó a todos. La granizada fue impresionante, me hubiera gustado hacer fotos pero iba liadísima con un trabajo y no pude. A ver si para la próxima :)
      Un beso enorme

      Eliminar
  2. Hola Chari,
    La comparativa entre ambas fotografías es impresionante. El jueves y el viernes estuvo lloviendo también a mares aquí, pero la lluvia dio paso al poniente y al viento durante el fin de semana, así que seguimos con frío. Así que, para mí, que soy de calor, está siendo desesperante.
    Con respecto a los filtros, te recomiendo, como solución fácil, que te instales instagram en el móvil porque, aunque no subas fotos, puedes aplicarles filtros y descargártelas. Aunque yo... prefiero lo natural.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí apenas llueve, pero lo poquito que cae se agradece. Yo era de calor de joven, ahora me he ido al polo opuesto, jajaja
      Yo también prefiero las fotos naturales, pero no consigo nunca que salgan tan bonitas como lo que percibo con mi mirada.
      Un beso enorme, Macarena

      Eliminar
  3. Los paisajes tienen vida propia porque el clima forma parte de ellos y consigue que cambien hasta ser difícil reconocerlos.
    Las fotos no captan la realidad al cien por cien, pero es indudable que muchas veces la mejoran. Yo he hecho fotos que, cuando las he visto, me han parecido mucho más bonitas de lo que recordaba de la escena real.
    Aquí ha olido a verano unos días, pero ya ha vuelto el invierno. Ahora en León hay 6 grados y sensación de 3. Según mi móvil.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rosa
      A mi pocas veces me ha pasado lo que cuentas, de que una foto mejora el paisaje. Bueno, sí me ha pasado pero cuando el paisaje no me gustaba demasiado. Quizá es que disfruto tanto de lo que veo que luego me parece menos en la foto...
      Un beso enorme

      Eliminar
  4. Un mismo lugar puede esconder infinitos sentimientos, solo basta un cambio de luz, de condiciones climáticas... y por supuesto de un observador capaz de apreciarlo y sentirlo. Un paseo de esos que te recargan las pilas. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. Recorro este paisaje a diario y unas veces me despierta sensaciones, otras menos. Supongo que depende del ambiente... y de mi ánimo.
      Un beso enorme, David

      Eliminar
  5. Me encanta tu expresión de "un mundo recién lavado". Así lo parece a la vista de las fotos, que son magníficas.
    A mí me gusta hacer muchas también, y desde el mismo lugar pillo todos los amaneceres antes de irme a trabajar. Cada día me encuentro con distintos colores, es una maravilla captar esos instantes.
    Un post muy chulo, Chari.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, yo de amaneceres tengo muchísimas porque la vista desde aquí es increíble. Por las mañanas mi saloncito amanece envuelto en rojo, es una delicia. Y si me pongo a observar el cielo, cada vez encuentro más y más tonos...
      Me alegra que te haya gustado el post, Chelo.
      Mil besos

      Eliminar
  6. Qué entrada más bonita, Chari, está llena de poesía de la buena, de la que todos podemos entender y desear experimentar. Tienes toda la razón en que no hay lente que capte las cosas tal y como las vemos en un momento determinado, especialmente si nos hacen sentir en paz, contentos de estar vivos, afortunados por los regalos que la Naturaleza nos hace. Aún así tú hoy, entre imágenes y palabras, has conseguido reflejar muy bien cosas invisibles...

    Gracias por una entrada que es vida en estado puro :))

    ¡Un beso grande de lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Julia, qué bonito comentario.
      Me alegra de corazón haber podido trasmitir ese mensaje, de verdad fue un paseo que disfruté (los dos días) y me apetecía muchísimo compartirlo con vosotros.
      Un besote

      Eliminar
  7. Preciosas fotografías que has sacado, como se nota la luz cuando hace buen tiempo. Has recibido y nos las has hecho partícipe en tu prosa. He notado esas sensaciones donde nos transmites parte de la Naturaleza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que me hacéis feliz al decirme que os he podido trasmitir mis emociones. Muchísimas gracias, Mari Carmen. Me alegra muchísimo que te haya gustado.
      Un beso enorme

      Eliminar
  8. Que post mas chulo, porque entre las fotos preciosas, de las cuales te ánimo a que sigas en ello, porque que podamos compartir tus paseos contagian como bien dicen VIDA, de modo que es un gran regalo lo que nos has ofrecido y la forma de expresarlo también de modo que felicidades porque te ha quedado un post muy muy bonito.
    Mil besos y espero más fotos de tus paseos, me encantara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu viste las fotos "en primicia", que te las mandé al movil, jajaja. Me alegra que os haya gustado el post, lo he escrito con mucho cariño y me ha encantado compartirlo.
      Un beso enorme y a ver si un día que vengas con S. damos un paseo los tres por aquí con Fibi. Ojalá el día resulte tan bonito como este fin de semana
      Mil besos, Tere

      Eliminar
  9. El área de la playa se ve absolutamente impresionante. El tipo de lugar y clima que me gustaría visitar. Aquí también obtenemos el mismo efecto en el verano después de una fuerte lluvia. Pero este año ha sido un año extraño, no comenzó a calentarse aquí hasta hace un par de días. Todas las aves han vuelto desde la última semana de febrero. No sé qué comen, pero los insectos ya están afuera ahora. Gracias querida amiga Chari por compartir esta entrada de blog con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado el post, y el sitio que os he mostrado, que es el camino que hago a diario cuando paseo con Fibi. Por aquí siguen viéndose gaviotas, pero parece que los cormoranes ya se han marchado. ¡Los echaré de menos hasta el próximo año!
      Un beso enorme, Cindy

      Eliminar
  10. Gracias por compartir las fotos y comentarios, Chari. Me encanta la playa y las fotos me hicieron desear estar allí hoy.

    Hay tantos detalles que extrañamos porque tenemos prisa, a menudo sin motivo. Su descripción del pino y su fragancia me recuerdan disfrutar de mi entorno ahora que la primavera finalmente llegó aquí en St. Catharines, Ontario.

    Enviando saludos y un abrazo!



    Thank you for sharing the photos and comments, Chari. I love the beach so much and the pictures made me wish that I was there today!

    There are so many details that we miss because we are in a hurry, often for no reason. Your description of the pine tree and its fragrance remind me to enjoy my surroundings now that spring has finally arrived here in St. Catharines, Ontario.

    Sending greetings and a hug!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes, Paula? El lugar que yo he deseado conocer desde niña es Canadá. Sólo lo conozco a través de películas y fotografías, pero me fascina. Y luego descubrí la "Isla del príncipe Eduardo" y "Avonlea" a través de los libros de Lucy Maud Montgomery y terminé de enamorarme del lugar. Si alguna vez puedo viajar, será a Canadá.
      Un beso enorme

      Eliminar
  11. Hola Chari, me encanta tu paseo. Y lo del mundo recién lavado...yo siempre digo cielo recién lavado.
    Haces unas fotos muy chulas y disfruto mucho tus post.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra de que te haya gustado el paseo, lo de las fotos al menos a vosotros os gustan porque para una página de fotografía a las que las presenté me dijeron que estaban desenfocadas o granuladas, cosa que no entiendo.
      Yo también disfruto muchísimo de tus post, Gemma. Un beso enorme y gracias por tus comentarios

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.