martes, 1 de mayo de 2018

Cosas que pasan (microrrelato)

 Hola a todos. 

Hoy tengo un mini microrrelato de los que tanto me gusta escribir. Espero que a vosotros os guste leerlo. 
En esta ocasión no hay nada de real en él, excepto el nombre y la profesión del protagonista, que coinciden con los del electricista que viene a casa de tanto en tanto. Lo demás, pura ficción. 


Cosas que pasan...



Aunque Javier era electricista también hacía pequeñas chapuzas para quienes le contrataban, pero no tenía ni idea sobre fontanería, eran los únicos encargos que rechazaba cortésmente aunque necesitara el dinero, era una persona muy honesta.
María, que sabía bien qué tipo de trabajos era capaz de realizar su electricista y cuáles no, se dio cuenta de que se había enamorado de él cuando le llamó para pedirle que le arreglara una fuga en el grifo de la bañera. Javier supo que se había enamorado de ella cuando aceptó el trabajo sin pensarlo siquiera.
Mañana la pareja celebra su cincuenta aniversario de boda.

                                                                             Imágenes de la red. Las retiraré del blog si el autor lo solicita.

Si te ha gustado y te has quedado con ganas de más, te aconsejo que visites estos enlaces:

Micros olfativos
No hay quien la entienda 
Enemigos naturales
Según quien lo cuenta



16 comentarios:

  1. Hola Chari,
    Así es cómo se enamora la gente. El día menos pensado se cruza en tu vida alguien que ya permanece en ella para siempre.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que pasas, y si tienes suerte, duran.
      Un besote, Macarena

      Eliminar
  2. Buenísimo, Chari. El amor siempre con total falta de lógica, pero capaz de durar cincuenta años.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la falta de lógica es totalmente cierto. Si dura, mejor que mejor.
      Mil besos, Rosa

      Eliminar
  3. Puedes convertirte en un profesional de cualquier cosa por el amor. Gracias por compartir querido amigo Chari, que tengas un día maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, el amor hace auténticos milagros cuando es de verdad.
      Un beso enorme, Cincy

      Eliminar
  4. Cuando el amor interviene, ya no somos más que juguetes en sus manos :))

    ¡Qué historia tan tierna, Chari! Se me ha quedado una sonrisa boba en la cara después de leerte, y es que me considero una romántica empedernida. ¡Gracias por compartir con nosotros tu micro!

    Besitos festivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me he considerado siempre así, aunque a base de tropezones, no sé yo pero creo que he cambiado.
      Me alegra que te haya gustado, Julia, y mil gracias por tu comentario

      Eliminar
  5. El amor a veces llega a casa en forma de electricista y es capaz de hacer de fontanero si se enamora de la chica. Y encima dura cincuenta años. ¡Qué maravilla! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, ojalá hubiera encontrado yo un electricista así. El que tengo se llama Javier y es muy agradable, pero no pasa de ahí, jaja.
      Un beso, MariCarmen y gracias por tu comentario

      Eliminar
  6. Qué loco pensar que las historias de amor empiezan por accidentes rutinarios. Hay que ser un agradecido de la vida cuando eso pasa.
    Te dejo un abrazo, Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas historias son, a mi parecer, las más bonitas. Y si duran, no veas...
      Un beso enorme, Julio David

      Eliminar
  7. Si es que por amor se es capaz de hacer cualquier cosa Chari y claro aunque no tengas mucha idea de fontanería con tal de verla, que mas da lo que sepas o no, con tal de ver a tu amada y es que merece la pena arriesgar porque como tú protagonista su amor dura ya 50 años, de modo que a veces merece la pena el riesgo y el intento, aunque claro no siempre sale bien por supuesto que una tiene los pies en la tierra y es realista.
    besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Yo ahora porque no, pero cuando he estado enamorada me veía capaz de todo, fontanería incluida, jajaja
      Sí que merece la pena arriesgarse, eso siempre.
      Mil besos, Tere

      Eliminar
  8. Ay qué bonito Chari, es que el amor llega cuando y donde menos te lo esperas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, aunque yo de mi electricista sólo obtengo facturas, jeje.
      Un besote, Gemma

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.