viernes, 20 de abril de 2018

¡Vaya fauna!

¡Vaya fauna! - Un paseo (con fotos) por la idiosincrasia "playera"

Los que vienen de visita por la zona donde vivo, dicen que aquí tenemos una "fauna" muy peculiar, y no aluden ni a los perros, ni a las gaviotas ni a ningún otro animal. Se refieren a nosotros, los lugareños.

¡¡Están locos estos humanos!!

Una de las veces que escuché de un extraño la frasecita "vaya fauna" iba acompañando a una crítica sobre manera en que nos vestimos aquí para salir a la calle, o mejor dicho, el modo en que "no lo hacemos". No nos arreglamos, es verdad, si tenemos que pasear al perro o tirar la basura salimos con lo que más nos acomoda. En mi caso, en verano es camiseta y pantalón corto y en invierno chándal y un chaquetón que ya debería haberse jubilado hace años. Yo soy de las más discretas, desde luego, porque he visto salir a varios de mis vecinos ataviados tan sólo con un batín o directamente en pijama. ¡Sí, para salir a la calle! La verdad es que todo está a dos pasos, pero bueno, no deja de ser algo llamativo para los que lo ven por primera vez.
Otra cosa curiosa que forma parte de nuestra particular idiosincrasia es el modo en que preguntamos los unos por los otros. Algunos sí saben el nombre de sus vecinos, pero la mayoría se refiere a ellos como “el papá o la mamá” del perro al que pasea (los nombres de los peludos SI los conocemos todos, faltaría más).  A mi esta costumbre no me hace demasiada gracia, yo no soy la madre de Fibi, prefiero que digan que soy su dueña… aunque tampoco me veo como tal, porque más bien manda ella en mí… así que soy su “má”, y listos. Una cosa a medio camino entre mamá y ama. Pero eso no se lo cuento a mis vecinos, claro está, os lo digo a vosotros en "petit comité". ¡¡Qué pensarían de mí en la psico-panda si se enteraran!!
Algunos de mis vecinos llevan comida a los gatos que viven por los espigones, aunque ellos se saben buscar muy bien la vida. Tienen una pizzería, un pequeño restaurante y un bar del que sacan su buena ración de alimento. Otros, más listos si cabe, esperan pacientemente al lado de los pescadores porque saben que algo les cae seguro. Este señor de la foto SIEMPRE estaba acompañado por un gatito. Ahora ya son tres los que le siguen como sombras.

                                                Esta foto es del año pasado.

También tenemos a los que les dan de comer a los pájaros. Yo me incluyo en este grupo pero a mi no se me ocurre echarles comida a las palomas por el balcón, yo les pongo a mis gorriones un plato para el pan y otro para el agua, en un rinconcito, y no tiro nada por la ventana. Otros, sin embargo, prefieren hacer llover mendrugos de pan (que nos caen a los demás en nuestras casas) antes que ensuciar su propia terraza. En fin.



         Hay quienes sacan a sus peludos a dar largas caminatas por la playa; otros, en cambio, dejan que sus mascotas les paseen a ellos. No veáis lo contentos que iban estos dos tirando del monopatín y lo que corrían. 



Y luego hay alguno que se baja a los banquitos del paseo a hacerse la manicura. Este es otro de los momentos en que he oído que se referían a nosotros como "fauna curiosa" y en este caso no podían tener más razón. Curioso es, el hombre. 



Por supuesto también tenemos a la típica señora chiflada por los bichos, que va por la calle acariciando y fotografiando a cuanto animal se pone a su alcance, tarareado cancioncillas y silbando a los gorriones. El otro día acerté a hacerle una foto a uno de estos “ejemplares”, aunque sólo pillé su sombra…


Anda, pero ¡¡¡si soy yo!!!
No, si van a tener razón cuando dicen eso de “Vaya fauna”...

29 comentarios:

  1. El ser humano es de lo más variopinto. Supongo que los animales, los de verdad, nos ven más o menos como lo has descrito, jeje.
    Desde luego hay mucho bicho raro suelto, pero quién no hace cosas raras de vez en cuando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, todos hacemos cosas raras, yo la primera. Es verdad lo de que voy por ahí canturreando o hablando con Fibi, y no veas las miraditas que me llevo, aunque a estas alturas del partido ya me da todo igual, jajaja.
      Eso si, aún no he salido en pijama a la calle... aunque todo se andará
      Besos, Josep

      Eliminar
  2. En los genes humanos están implícitas las más extrañas costumbres y formas de actuar. Somos "·Homo rarus"
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rarus y complicadus. Son costumbres que tampoco hacen daño a nadie (excepto a la vista, de vez en cuando) así que, bienvenidas sean.
      Un beso enorme, Francisco

      Eliminar
  3. Jajaja, yo también soy una loca de los bichos. Me ha encantado el post, en casa desde el ordenador lo voy a releer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí creo que hay más de uno aficionado a los bichitos, y me encanta teneros en el blog. Ya sabes, almas afines.
      Mil besos, Gemma

      Eliminar
  4. Yo Chari también soy de las que hace mucho bajo un momento a comprar algo lo más cómoda posible. Aunque me daría un poco de reparo salir en pijama; aunque tu entrada me vuelve a transportar a Asia, en donde es común salir a la calle en pijama ¡Y tan contentas! Ahora bien, hablamos de pijamas-fashionables con zapatillas "de pelito" a juego y con algún accesorio brillante en la coleta ¡Que conste! Jjjjjjj
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí de pijamas fashionables nada, camisones o pijamas de caballero de los de toda la vida y batas de felpa con zapatillas a tono... un espectáculo. Yo todavía no me he sumado a la moda, pero como le digo a Josep, todo se andará, jajaja
      Un beso enorme, Macarena

      Eliminar
  5. Es que los humanos hacemos cosas raras de verdad, somo una especie de mamíferos de lo peorcito en cuanto a costumbres. Donde va a parar la fauna que tenemos alrededor. A un lado de mi calle hay contenedores de basura y cuando pasas por allí menos dentro del contenedor hay basura fuera. Donde los gatos callejeros se dan un buen festín. Los animalitos son más racionales. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Mari Carmen, aquí también pasa eso con la basura. Encima, como es zona de veraneo, no está nada cuidada y la gente que tiene que tirar muebles viejos o colchones los deja a veces al lado de los cubos... y no se puede casi llegar a ellos. Esas costumbres son peor que las que yo cuento, son intolerables y demuestran la falta de civismo de algunas personas
      Un beso

      Eliminar
    2. Uy, Mari Carmen, aquí también pasa eso con la basura. Encima, como es zona de veraneo, no está nada cuidada y la gente que tiene que tirar muebles viejos o colchones los deja a veces al lado de los cubos... y no se puede casi llegar a ellos. Esas costumbres son peor que las que yo cuento, son intolerables y demuestran la falta de civismo de algunas personas
      Un beso

      Eliminar
  6. Yo creo que el ambiente de la costa se presta al relax y a pasar de todo un poco. Yo no vivo a pie de playa, pero sí en un pueblo de costa y aquí también hay quien baja la basura en pijama, en bata o directamente en pantalón corto y sin camiseta. Y a pasear a los perros, tres cuartos de lo mismo. Ya estoy curada de espanto, pero al principio se me hacía taaaaaan raro...

    Veo que por tu zona sois muchos los amantes de los animales y que estos forman parte del vecindario plenamente integrados. A mí eso me parece genial, pero la falta de educación, higiene y civismo de los humanos a cuenta de los cuidados que les prodigan, a veces deja bastante que desear :( Y te lo dice una que sale a caminar esquivando cacas de perro. En fin, cada uno tiene su fauna jajajajaja.

    Como siempre un post muy divertido, Chari. Gracias por compartir con nosotros tu día a día :))

    ¡Besos de viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que vi a alguien salir a la calle en bata y zapatillas fue en Madrid. Me quedé perpleja porque en León jamás había visto algo así. Yo tendría unos doce o trece años y estaba pasando unos días en casa de mis tíos en Moratalaz. había quien bajaba a por el pan tal como estaba en casa (bata y zapatillas; solo le faltaban los rulos y me imagino que era porque no tocaba).
      En zonas de playa la gente se relaja más, pero lo de la manicura...
      Muy divertido, Chari.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Vaya, me he equivocado y en vez de ir hasta el final, he puesto el comentario como respuesta a Julia, 😂🤣.
      Bueno, se entiende igual.
      Un eso a ti también, Julia.

      Eliminar
    3. Aquí, por desgracia, pasa lo mismo con las cacas de los perros. La gente es irresponsable y convierte un sitio que podría ser un paraíso en una cloaca. O casi. Es una pena que no tengan un poco más de sentido cívico. Yo ya he tenido varios enfrentamientos con gente que no recoge la caca de sus mascotas, como si no fuera cosa suya.
      En fin, de todo hay.
      Un beso enorme

      Eliminar
    4. Hola, Rosa!!
      Tranquila que se entiende perfectamente. Yo a lo de la bata me acostumbré de pequeña, porque la madre de una amiga bajaba así a comprar el pan. La primera vez que lo vi supongo que me chocaría, pero era muy pequeñita así que lo asumí rápido. Es el único conocido que he tenido con esta costumbre... hasta ahora. La verdad es que cuando vi que aquí salían algunos en pijama flipé en colores, jajaja
      Lo de la manicura fue peor, me dio tanto asquito que le hice la foto para que la viera mi hermana, porque me pareció increíble
      Mil besos, Rosa

      Eliminar
  7. Parece que podría ser una experiencia interesante simplemente caminando por las calles. Tenemos ese tipo de gente extraña aquí también. Camino más de 3 kilómetros por día. Conozco a mucha gente que pasea a sus perros de todos los tamaños y razas. No he estado aquí en St. Catherines por mucho tiempo, pero las personas que he conocido en mis caminatas parecen estar bien, tienen la personalidad de la gente de la pequeña ciudad como de donde yo vengo. Gente extraña como los que salen en el invierno, para sacar la basura, usando solo sus pijamas, también lo hacen aquí. ¿O trotar en pantalones cortos y camisetas en enero en Canadá? 😊 Gracias por compartir tu entrada de blog querida amiga Chari

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿En camiseta y pantalón corto en enero en Canada?? ¡Eso si que es chocante! Esta gente de donde vivo también es muy normal, pero lo de salir en pijama (sólo lo hacen algunos, que conste) me chocó muchísimo desde el principio, y me hace mucha gracia.
      Gracias por visitar mi blog y por tu comentario. Mil besos, Cindy

      Eliminar
  8. Un post de lo mas divertido. Y no te creas si te fijas en las ciudades, y aunque sea poco común, también de vez en cuando te encuentras a gente muy variopinta, eso si, llaman la atención, en fin en la parte donde tú vives pues es por lo visto la tónica, ahora no se yo si bajaría a tirar la basura en pijama, pero bueno de todo hay en la viña del señor claro, aunque supongo que saben que estáis casi en familia y por eso imagino que lo hacen.
    Besos de tú amiga insomne, ya van dos noches que a las cuatro de la mañana con el ojo abierto, ay me voy a tener que tomar yo una dormidina también, no quiero preocuparme pero empiezo a estarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo AÚN no he salido en pijama a tirar la basura, pero sí recuerdo que una vez, a las dos de la mañana, Fibi quiso salir a la calle y me dejé puesta la camiseta del pijama de verano. De ahí a salir con todo el conjunto puesto... no hay ná.
      Tómate la dormidina y descansa, que si no al final todo va a peor, yo estoy mejor ahora que llevo un par de días más relajada.
      Mil besos, espero que nos veamos esta semana

      Eliminar
  9. Pues no queda más remedio que aceptar lo que los visitantes sentencian Chari, vaya comunidad de bichos raros viven ahí.
    La verdad es que me imagino un modo de vida tranquilo, sin preocupaciones tontas como tener que salir bien vestido a la calle. Porque lo que los paseantes puedan decir no importa nada, porque, nunca van a volver a verlos, mucho menos a hablar o a otra cosa.

    Un gran abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Gildardo, lo que puedan decir los paseantes debería dar igual, pero a mi me sigue dando reparo salir en pijama a la calle, no me veo. Por lo demás, desde luego que es un modo de vida tranquilo!!
      Un beso enorme

      Eliminar
  10. En verdad suena bien hiriente eso de la "fauna". Lo que es yo, no tendría problemas en mezclarme con esa "fauna". Se ve apacible más allá de las supuestas excentricidades.
    Te dejo un abrazo, Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo de "fauna" es más por lo chocante que le resulta a la gente. Pero a mi me da lo mismo formar parte del grupo, aquí se vive muy bien. Como le digo a Gildardo, lo único es que no me veo saliendo en pijama a la calle, pero todo se andará, jeje
      Mil besos, Julio David, gracias por tu visita

      Eliminar
  11. hola Chari! muy original y divertido tu post, que fauna!!!!!! gracioso y disfrutable, sacas sonrisas, gracias!saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me alegro de que te haya gustado el post y te haya hecho sonreír, cuando alguien me dice eso en un comentario me alegra el día. Besos y mil gracias por venir

      Eliminar
  12. Sonreír he sonreído y desde luego el vaya fauna se adapta perfectamente jajaja. Yo no he visto por aquí salir a nadie en pijama (que igual nos escandalizaba) pero tengo unos vecinos (conocido él en el mundo de la farándula) que cuando empieza el buen tiempo desayuna cada mañana en la terraza sin ropa y creo que a nadie nos importa lo más mínimo, es aquello del vive y deja vivir.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todo se acostumbra uno, Conxita, y mientras las cosas no afecten al resto (como lo que tu cuentas o salir en pijama a la calle) por mi, perfecto. Ahora, cuando ya molestas al resto (como llevando al perro suelto o poniendo la música a todo volumen hasta las cuatro de la mañana) eso ya si que es fauna pero de la mala.
      Me alegra que hayas sonreído con el post.
      Mil besos y gracias por comentar :)

      Eliminar
  13. Yo también soy una loca de los bichos. Un saludo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.