jueves, 3 de mayo de 2018

El Tylenol cura el corazón roto


       Mientras navegaba por la red buscando imágenes de corazones para uno de mis relatos, me encontré por casualidad con una frase que me llamó poderosamente la atención:


 _Pero… ¿¿dé qué va eso?? _  Y al decirme estas palabras  la voz chillona del asombro rebotó contra las paredes de mi caja craneal.
Curiosa que es una, me puse a investigar para ver a quién se le había ocurrido decir lo que consideraba una aberración. Tras leer varios artículos muy bien documentados, me di cuenta de que la afirmación que da título a mi post de hoy no es tan absurda como parecía. (Me atrevo a decir ese “tan” porque tengo motivos personales para hacerlo. Y porque quiero, que para eso es mi blog).
            El Tylenol (marca registrada) no es otra cosa que paracetamol. Se trata por tanto de un fármaco que tiene ligeras propiedades analgésicas, por lo que alivia el dolor moderado, y antipiréticas (hasta ahí puedo llegar, no me apetecía ponerme a leer prospectos así que me quedé con eso y poco más).
Un estudio realizado en 2010 por un grupo de neurocientíficos de la Universidad de California afirma que este medicamento podría curar el dolor físico que causa el desamor.
            Según este tratado, cuando una relación se rompe, nos falta la “dosis” de dopamina a la que nuestro cerebro nos tenía acostumbrados y actuamos como adictos en fase de abstinencia. El dolor emocional que nos produce el rechazo se manifiesta en la misma zona del cerebro que el dolor físico y, por tanto, es susceptible de “curarse” (o “tratarse”, diría yo) con un analgésico.
La mayoría de autores y autoras de los artículos que curioseé coinciden en que, por suerte, con o sin paracetamol el dolor de corazón no dura para siempre y que las rupturas pueden suponer una liberación, una manera de empezar de nuevo, de reinventarse.
Me pregunto hasta qué punto es cierto esto y si no será que “el que no se consuela es porque no quiere”. 
Es cierto que el dolor de corazón no dura siempre, o al menos la intensidad de ese sufrimiento va atenuándose con el tiempo hasta que casi (recalco el “casi”) desaparece. No concibo una vida sintiendo de continuo un sufrimiento así, y yo se de molestias físicas.
Ese dolor, el que vives cuando una relación especial acaba… ese  te desarma, te anula, te bloquea y te impide ver más allá de las lágrimas. Y, al menos según mi experiencia, no puede soportarse  ni con Tylenol ni con otras medicaciones.
Quizá sea cosa mía, mi padre solía decirme que era demasiado apasionada y tenía razón, aunque he cambiado mucho en los últimos años. Quizá la experiencia que me devastó el alma me ha dejado una huella tan profunda que me impide creer totalmente en este descubrimiento científico..
Es cierto que salí del bucle sin ayuda de pastillas y que acabé por “recomponerme” (reinventarme no me parece la palabra más adecuada). Entonces ¿es bueno o malo tomar un medicamento para aliviar el dolor que produce una ruptura o es mejor dejar que el sufrimiento nos haga evolucionar como personas? 
Qué queréis que os diga, a toro pasado pinta muy bonito eso de “crecer como seres humanos, perdonar, olvidar y madurar”… pero os aseguro que por aquél entonces hubiera dado un riñón por una pastillita mágica que me ayudara a borrar el sufrimiento (y conociéndome como me conozco, sé que hubiera acabado haciéndome adicta a ella).
Un último pensamiento antes de dejaros tranquilos por hoy: creo que la frase “El Tylenol cura el desamor” no debería decirse tan a la ligera, no sea que en lugar de potenciar la “adicción al amor” lo que se logren sean yonkis de paracetamol y, en vez de tener el corazón partido lo que acabe "roto" sea nuestro hígado. 

                                                  Imágenes de la red. Las retiraré del blog si el autor lo solicita.

22 comentarios:

  1. Pues no conocía esta aplicación del paracetamol y me creo lo que has leído, pues dices haber consultado varias fuentes. Con la aspirina no se acaba nunca de descubrir nuevas aplicaciones. ¿Qué decir ante ello? A pesar de mi formación, yo no soy muy proclive a tomar medicamentos, pero en este caso, ante un sufrimiento continuado (aunque finito) que nos impide llevar una vida "normal", sí que soy partidario de buscar ayuda, ya sea en forma de psicoterapia (si el dolor se transforma en angustia y depresión) o de farmacoterapia. Y es preferible el consumo de paracetamol que de un psicofármaco que puede provocar, a la larga, tolerancia y dependencia.
    Del mismo modo que cuando uno tiene la glucosa en sangre o la tensión arterial un poco elevada, es mejor empezar probando medidas higiénico-sanitarias (caminar y evitar alimentos dulces o salados) antes de recurrir a una medicación más "agresiva", con el tema del amor, del desamor y de la tristeza hay que probar métodos más a mano, más naturales y más inocuos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el método más inocuo que realmente funciona es el tiempo, no hay más. Y la terapia puede ayudar. En cuanto a la farmacoterapia, yo no la recomendaría, son más los efectos secundarios y la adicción que crea que lo positivo que se obtiene de ella, aunque supongo que dependerá de los casos.
      Un paracetamol cada mucho, si alivia el dolor físico es una opción, pero a mi no me hacen nada ni para el dolor de cabeza, así que imagina para el de corazón...
      Muchas gracias por tu visita, Josep, y por tu genial comentario.
      Besos

      Eliminar
  2. Hola Chari, antes de nada gracias por pasarte por mi blog.
    Jajaja me ha gustado tus últimas palabras, Chari, al final intentando olvidar algo podemos hacernos adictos a un medicamento. Yo soy un poco escéptica la verdad, no sé si es porque a mi el paracetamol no me hace mucho (sufro de migrañas y ni para eso me sirve), y eso que yo para los dolores me tomo lo que haga falta, si con eso se mitigan un poco.
    Creo que la mejor medicina contra el desamor es el tiempo, (y quizás un poco de chocolate, jeje).
    Un beso, Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ziorta. Me encantó pasarme por tu blog y el relato era muy original y divertido.
      El paracetamol a mi tampoco me hace nada, ni para un simple dolor de cabeza, así que imagina para otros más fuertes, continuos y persistentes.
      Como tu, opino que el tiempo es la mejor medicina. A mi al menos es la que mejor me ha funcionado. Y el chocolate!!!!!
      Mil besos

      Eliminar
  3. Buen consejo das pues ya se sabe que el paracetamol en grandes dosis no es bueno para el hígado. Desde que se ha descubierto que el amor es química, es lógico que el desamor se cure con química.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrían que hacer una pastillita más concreta para curar el desamor, una que de verdad te sanara por dentro y restañara las heridas... pero creo que a la ciencia, en ese sentido, aún le queda mucho por investigar.
      Un beso enorme, Rosa

      Eliminar
  4. Me has dejado tan sorprendida como, imagino, que te quedaste tú. Y yo, en estas cosas, suelo hacer lo mismo: hasta que no doy con una explicación clara no paro de buscar información.
    Ahora bien, no creo que el mal de amores se cure con paracetamol. Las heridas del alma no se curan con medicamentos. Las mentales sí que pienso que se pueden curar con química.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo opino igual, Macarena. Imagino que para un dolor físico puntual sí sirve, aunque a mi no me hace nada ese medicamento, pero si tienes detrás un sufrimiento psicológico poco puede hacer. Hasta que este último no desaparece, el dolor físico tampoco.
      Un beso enorme

      Eliminar
  5. Con eso de que todo lo brillante no es de oro casi siempre se arregla algo mientras se jode algo más.
    Mira, de haber sabido :) Aunque no parece ir con saborear el dolor. Me gusta tu reflexión amiga.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase me dio mucho que pensar, pero al final voy a estar de acuerdo con lo que decían algunos, que el dolor hace falta para crecer... aunque sea tan devastador a veces.
      Me alegra que te haya gustado, Gildardo. Un beso enorme

      Eliminar
  6. Me ha sorprendido este relato, no sabría decirte si el mal de amores se curan con paracetamol. Y a falta de amor el chocolate en un buen sustitutivo. Pero si hay dolor y persiste en mejor ir al médico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo yo que los médicos puedan hacer mucho en cuanto a males de amor se refiere, hace más -creo yo- una buena tableta de chocolate. Si tuviera que recomendar algo no sería el paracetamol, sería tiempo, psicoterapia si hace falta y chocolate negro o milkibar, que riiiico
      Mil besos, Mari Carmen

      Eliminar
  7. Hola.
    Lo que se aprende contigo. Yo creo que el mal de amores se pasa con el tiempo y después de sufrir, aunque se pasa porque como bien dices no podríamos vivir eternamente con ese dolor.
    bESOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la consecuencia a la que llegamos casi todos, el tiempo todo lo cura. Y menos mal que pasa, porque puede ser un dolor extenuante.
      Mil gracias por leer todos mis post y por tus comentarios, eres un cielo

      Eliminar
  8. Una reflexión algo más seria de lo que tú nos tienes acostumbrados, Chari, pero igualmente interesante. Lo he estado pensando con calma, eso de poder tomar algo para mitigar el dolor profundo de un desengaño amoroso, y creo que un poquito, al menos los primeros días, sí que ayudaría. Yo, por suerte o por desgracia, no he sufrido nunca uno, pero mi hermana perdió casi dos años de su vida tratando de recuperarse de una ruptura sentimental. Lo intentó absolutamente todo, hizo todo lo que estuvo en su mano, pero la vimos sufrir tanto que, de haber creído en los poderes del Paracetamol para aliviar su mal, se los hubiera dado quisiera ella o no.

    A veces se publican artículos un poco "peregrinos" sobre temas médicos. Yo, en este caso, soy bastante excéptica pero si a alguien le ayuda el Tylenol, aunque sea por efecto placebo, pues mira... Eso sí, como muy bien dices, cuidadín con el hígado que no hay que desnudar a un santo para vestir a otro :P

    ¡¡Besitos reflexivos de jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy excéptica, más que nada porque sí he sufrido una ruptura así y casi se me va el corazón en ella. Lo pasé muy mal mucho tiempo, y no hubo nada que me ayudara. Sólo con el paso de los meses se fue suavizando ese dolor que, en un principio, era devastador. No me extraña que hubieses querido ayudar a tu hermana, es una situación muy triste.
      Yo no creo que funcione ni como placebo, al menos en mi. Y lo del hígado es muy cierto, a veces por querer cuidar una cosa fastidiamos otra.
      Un beso enorme, Julia, mil gracias por tu comentario

      Eliminar
  9. Hola Chari hay momentos en que el dolor es tan profundo que es necesario pedir ayuda y no pasa nada por hacerlo, de ahí a automedicarse llámese Tylenol o cualquier otro fármaco no me parece una buena opción. Todo tiene su proceso y cuando se ha superado es fácil decir que se ha hecho, pero antes ha dolido y se ha tenido que pasar.

    Siempre se habla de lo positivo de los cambios pero hasta llegar a verlos pues requieren su tiempo, ahora parece que estamos en una época en que lo envolvemos todo con un enorme lazo de positivismo y el positivismo está bien pero todo en su justa medida. Cuando uno está sufriendo no siempre ve lo bueno que será para él dejar atrás esa relación que no ha salido. Hay dolor, tristeza, frustración, esperanzas fallidas y hay veces que toca llorar y enfadarse y sufrir para poder dejarlo atrás y volver a sonreír y requiere tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, pedir ayuda es más que lógico. Yo no creo que el paracetamol vaya a funcionar demasiado, pero sí una buena terapia, hablar, llorar... y hasta escribir poemas llamando "sapo" a tu ex, como hago yo en el blog.
      Es el tiempo, siempre el tiempo, el que pone las cosas en su lugar.
      Mil gracias por tu comentario, Conxita. Un besote

      Eliminar
  10. No hay remedio físico para el dolor en el corazón. Lo sé. Lo he llevado por muchos años. Y si hay dolor en el corazón, puedes apostar que el alma está involucrada y duele también. Lo sé. Llevé ese dolor durante cuarenta años, hasta que supe de la muerte de mi amor perdido. Solo entonces podría comenzar a sanar, solo entonces sería liberado de vigilar mi amor perdido. Probé muchas cosas para aliviar el dolor, pero ni siquiera el tiempo se lo quitó, solo la muerte. Eso es lo que sucede cuando un amor en esta vida pertenece a otro mundo.


    There is no physical remedy for pain in the heart. I know. I have carried it for many years. And if there is pain in the heart you can bet that the soul is involved and hurts as well. I know. I carried that pain for forty years, until I learned of the death of my lost love. Only then could I begin to heal for only then was I released from standing watch over my lost love. I tried many things to ease the pain but not even time took it away, only death. That is what happens when a love in this life belongs in another world.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento leer eso, Paula, sé lo que supone ese dolor y no se lo puedo desear a nadie a quien aprecie. Espero que ahora tu corazón vaya sanando poco a poco.
      Un beso enorme

      Eliminar
  11. Desde luego lo que se puede aprender, siempre es bueno.
    Yo soy de las que ya sabes que tiro de Paracetamol cuando me duele algo, ahora no se si ante el desengaño amoroso que tuve el Paracetamol me hubiera aliviado algo. Yo creo que para un desengaño amoroso o que te dejen, es simplemente dejar que el tiempo cure las heridas, y nada mas, porque como bien dicen, hay que tener mucho cuidadín con el paracetamol que para el higado no es bueno y no es plan, mejor una tila o valeriana que yo creo que ayudan mas, y no dañan ningún órgano.
    Mil besos y me ha encantado tú reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sólo el tiempo cura, el resto son paliativos para los efectos secundarios. Y sí, mejor la valeriana o la tila, el paracetamol mejor dejarlo para la gripe nada más
      Un beso enorme, Tere

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.