martes, 29 de mayo de 2018

Máscaras, un microrrelato animal



Ésta es una fábula, como las de Esopo, pero en plan más animal. Ya veréis por qué lo digo.

El lobo se había disfrazado con una piel de cordero. Había manchado sus patas de harina para que no desentonaran con el color del resto y también se había comido una tiza pues había oído que era lo mejor para suavizar la voz. Y así enmascarado, ocultando su identidad y sus siniestros propósitos,  se acercó a casa de una tímida ovejita y consiguió que le abriera la puerta.
Una vez dentro, comenzó la labor de cortejo: fue tierno, adulador, atrevido a veces, siempre seductor… y en poco menos de media hora consiguió llevársela a la cama. No, no quería comérsela, sólo echar un polvete, no tenía hambre  ya que acababa de zamparse siete cabritillas. ¡El partidazo que le estaba sacando al disfraz!
Lo que no sabía el lobo es que la corderita con la que remoloneaba entre las sábanas también llevaba careta. En realidad se trataba de la raposa, que perseguía idénticos fines y usaba los mismos trucos rastreros que él.
La sorpresa del lobo fue mayúscula cuando descubrió la verdad. Tiempo después aún se le oía quejarse diciendo que las únicas que no se habían disfrazado en aquella aciaga ocasión eran las ladillas que le había cedido su compañera de cama.



32 comentarios:

  1. Jajaja. Una fábula fabulosa, y como todas las fábulas con su moraleja: No te acuestes con desconocidos que saldrás escocido, jeje.
    Me ha encantado, Chari.
    Un abrazo sin máscara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta esa moraleja, te ha salido un pareado sin haberlo preparado, jajaja
      Me alegra que te haya gustado.
      Mil besos, Josep

      Eliminar
  2. Jajajaja qué ocurrente, Chari. Esta es una versión muy especial del cazador cazado. Habría hecho bien en pensar mal, ya que estamos con el refranero :P
    Muy divertida la fábula, y con una moraleja importante, como debe ser.

    ¡Besitos de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una versión que salió después de pensar en otra que era triste. No quise abundar en melancolías y la retorcí hasta que aparecieron las ladillas, jajajaja
      Me alegra que te haya divertido, ese era el objetivo.
      Un beso enorme, Julia

      Eliminar
  3. Jajajajaja Me encanta la moraleja. Pero, vaya, estas cosas pasan cuando sales a la calle a ligar con tus mejores galas y no sabes con quién te terminas acostando.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, hay que ir con cuidadito si no quieres llegar a casa con "amigas" indeseadas, jajaja
      Mil besos, Macarena

      Eliminar
  4. Muy original. Las cabritillas son las que se llevaron la pero parte en esta historia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cabritillas las pobres no se libran de caer en las fauces del lobo ni en mis micros, que mira que están retorcidos, jajaja. A ver si en la próxima las libero a ellas.
      Un beso enorme, Francisco

      Eliminar
  5. Jajaja muy bueno salio escaldado el lobo si se creía que iba a engañarla.
    Me ha gustado mucho muy original sin duda.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la idea salió de otra más triste, pero quise darle vueltas y conseguir algo que me hiciera reír. Si os ha gustado, me alegro de corazón.
      Besos, Tere

      Eliminar
  6. ¡FABULOSA! ¡Sumamente peculiar! Me ha gustado mucho. Un abrazo escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegra que te haya gustado!! Me encanta cuando los que escribís micros tan buenos me dais vuestro apoyo.
      Mil besos, FJavier

      Eliminar
  7. Oohh ladillas jajaja Solo sé reírme (porque es preferible reír que llorar, dicen).
    Te dejo un abrazo, Chari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, siempre es mejor la risa. El relato nació como algo más triste, pero lo acabé transformando porque me hace mejor reír.
      Un beso enorme, Julio David

      Eliminar
  8. Una fábula entretenida y con varias moralejas; Nadie es quién parece ser.
    Vaya con el lobo y la sorpresa ajaja.
    Que divertido micro, Chari.
    Un beso.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya divertido, Mila. El pobre lobo, esta vez, salió bien escaldado, jajaja
      Un besote

      Eliminar
  9. Pero qué fábula más actual querida Chari. El seductor adulador cazado. Y es que las mujeres nos sacan tanta ventaja, jajaja.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede decir que por una vez el lobo fue a por lana y salió trasquilado, jeje. Lo curioso es que en primera versión que me vino a la mente era el lobo el que ganaba... y le di vueltas hasta que conseguí un efecto algo cómico. Lo retorcí, quizá por eso dicen que las mujeres somos retorcidas, jajaja
      Mil besos, Gildardo

      Eliminar
  10. Bien merecido se lo tenía el lobo por comerse a las siete cabritillas. Menudo disgusto me llevaba yo de pequeña cada vez que me contaban el cuento. Y como de niños somos muy morbosos, pedía que me lo contaran varias veces al día cuando estaba con mi abuela.
    Muy bueno tu sentido del humor. Espero que las ladillas le pongan al lobo sus partes en carne viva por tragón... aunque, ¿qué culpa tiene el lobo si la naturaleza le hizo para comer cabritillas, ovejas, cervatillos, etc?
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me daba muchísima angustia el cuento de las cabritillas, me imaginaba a mi misma metida en el reloj de pared, sola, con el resto de mis hermanas masacradas por el lobo... qué horror (en mi imaginación yo era la cabritilla superviviente, claro).
      El pobre lobo hace lo que la naturaleza le exige, pero mira que daba rabia. Podía haber sido vegetariano, ¿no? Al menos en esta ocasión se lleva a casa un "regalito" inesperado, jajaja
      Un beso enorme, Rosa

      Eliminar
  11. Seductor engañado podría ser el subtítulo de esta fábula.
    Quienes van de listillos tarde o temprano bajan la guardia y acaban siendo engañados.
    Bonita fábula
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que bajara la guardia, en esta ocasión la raposa fue más lista. Pero me alegra que se llevara una buena lección porque la "gente" que lleva caretas no me gusta, y pienso que en muchos casos se merecen lo que la vida les depara.
      Mil besos, Paloma

      Eliminar
  12. Muy buena esta fábula y su moraleja en unos tiempos en los que tanto abundan los lobos y las ovejas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las caretas. Mira que abunda la gente que no muestra su auténtico yo y se vale de engaños para llegar al corazón de los demás... en este caso, hubo una cierta justicia poética.
      Un besote, Conxita

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Pues si, dos buenas piezas y ambas con careta... tienen merecidas esas ladillas y más, jajaja
      Mil besos

      Eliminar
  14. Jajajaja que divertida y maravillosa fábula te quedó. Lo que me he reído.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me alegra que te haya gustado y te haya hecho reír!!
      Mil besos, Mariola

      Eliminar
  15. Jajajaja, qué bueno Chari, con la de veces que me lo contaron a mí y yo a mis hijos, pero me quedo con esta versión.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta versión el pobre lobo sale escaldado. Las únicas que se lo pasan pipa son las que no llevan máscara, las ladillas, jajaja
      Mil besos, Gemma

      Eliminar
  16. Jajajaja, cucharada de su propia medicina, con postre y todo. Muy bueno!!
    Abrazo Chari :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El postre que no falta, jeje, que se lo tienen bien merecido
      Un beso, Diana

      Eliminar

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me encantaría que dejaras un comentario, una huella de tu paso por mi pequeño mundo, al que eres bienvenido.